El Barcelona piensa en Sampaoli como relevo a Luis Enrique



El futuro de Luis Enrique en el Barcelona empieza a tornarse muy oscuro. Los tres partidos consecutivos –Málaga, Real Sociedad y Real Madrid– sin ganar en Liga, los seis puntos de desventaja con el equipo de Zidane, las malas sensaciones que transmite el equipo y la tensa relación entre el técnico y alguno de los pesos pesados del vestuario son los factores que han llevado a la Directiva a empezar a tantear los posibles sustitutos para el entrenador asturiano en caso de que no enderece la temporada. Y el nombre que más gusta a Bartomeu y sus asesores es el de Jorge Sampaoli, el entrenador del Sevilla.


No corren buenos tiempos para el entrenador del Barça. Después de que su equipo fuera barrido por la Real Sociedad de Eusebio en Anoeta, Zidane volvió darle un repaso táctico en la pizarra del Clásico. Luis Enrique fue incapaz de desentrañar el entramado defensivo dispuesto por el Real Madrid en el Camp Nou y no encontró en el banquillo ninguna solución, más allá de las dosis de calidad que aportó Iniesta.


En la plantilla empieza a haber más de un indignado con Luis Enrique. Los jugadores, por ejemplo, no entendieron que sustituyera a Rakitic en el Clásico y dejara sobre el césped a un André Gomes que, como en todos los partidos, deambulaba desaparecido. Tampoco gustó a la plantilla que el técnico señalara directamente a Arda como culpable del postrero gol de Sergio Ramos.



Por eso en la Directiva del Barça ya están manos a la obra para tantear la situación de los técnicos que pudieran ser el relevo de Luis Enrique la próxima temporada. El entrenador que, a día de hoy, gusta más a Bartomeu y su círculo íntimo es Jorge Sampaoli. Los dirigentes del club azulgrana creen que el entrenador argentino sería la elección perfecta para que el equipo retomara el estilo Guardiola, tan añorado en el Camp Nou.
Buena relación con el vestuario

Sampaoli, que tiene contrato con el Sevilla hasta junio de 2018, mantiene una estrecha relación con algunos futbolistas azulgranas, especialmente pesos pesados, que verían con muy buenos ojos la llegada del entrenador argentino al Barcelona. Los gestos de cariño de jugadores como Neymar o Mascherano en el duelo del Sánchez Pizjuán demuestran su cercanía con Sampaoli.

Además, el entrenador argentino tiene como ayudante a Juanma Lillo, que estuvo muy cerca de convertirse en entrenador del Barcelona en las elecciones que Lluis Bassat perdió frente a Joan Laporta. Si finalmente el interés de Bartomeu y su Directiva se plasmara en una oferta formal a final de temporada, sería muy difícil para Sampaoli resistirse a la tentación azulgrana.
Con la tecnología de Blogger.