Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...



No habrá déjà vu. El Real Madrid ha conseguido dejar atrás la inestabilidad y las malas sensaciones; ya vuelve a ser el club hostil y peligroso que se mantiene en la élite internacional.

Con un Zinedine Zidane que se ha adaptado a la perfección al banquillo del primer equipo, el cuadro merengue ha cerrado un 2016 mejor de lo esperado.

Undécima, Supercopa de Europa y Mundialito de Clubes. Tres títulos que los madridistas tienen en el bolsillo.


Los precedentes sobre la mesa

No todo es de color de rosa. El último trofeo ganado en Japón ha abierto la caja de los truenos. Irremediablemente en la cabeza de los madridistas ha venido el recuerdo del declive que firmó el equipo en 2014 tras ganar el mismo campeonato.

A partir de 2015 los resultados cayeron en picado y las malas sensaciones se apoderaron del conjunto de Carlo Ancelotti. Tan es así que el entrenador fue cesado en verano de ese mismo año.

Ahora esto no ocurrirá. Como mínimo esto aseguran desde el seno del club blanco. Y es que al parecer algo ha cambiado radicalmente: el desmadre y las fiestas.

Tal como aseguran fuentes internas del Madrid, tras ganar el título en diciembre de 2014, el vestuario se fue de madre. Las salidas eran continuadas y Ancelotti daba manga ancha.

Carlo no podía frenar la falta de compromiso y las salidas fuera de horas, por lo que la disciplina y mano dura brillaban por su ausencia.

Estos hábitos fuera de lugar dejaron sus reacciones rápidamente; el equipo blanco empezó a encajar malos partidos y resultados negativos. El cambio fue radical.

Con la lección aprendida

Zidane, hombre de la casa y segundo entrenador durante la etapa de Anelotti, parece que fue consciente de este desmadre. Por ello, ahora, coge la batuta y asegura con total compromiso que no ocurrirá lo mismo.

Según la fuente citada, Zizou ya avisó a Florentino Pérez en su momento; las fiestas debían terminar. Ahora en el banquillo merengue, el galo no va a permitir que el conjunto tropiece otra vez con la misma piedra.

Tal como desvelan en Ok Diario, desde el club se lanza un mensaje claro: “Lo de 2014 no va a ocurrir, porque ahora entrenamos y mucho”. No va a volver a pasar lo mismo, no se van a desmoronar. Están muy fuertes. Zizou tiene el mando.

infoBETS


Espacio Publicitario