Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...



James Rodríguez está sentenciado en el Real Madrid. Al menos a día de hoy, porque ya se sabe que en el fútbol en seis meses ocurren muchas cosas y algunas más raras se han visto. Sus explosivas declaraciones en Japón han puesto el último clavo a su ataúd como jugador del Real Madrid y el colombiano tiene fecha de caducidad: este invierno o el verano que viene.


En en Real Madrid, tal como reveló DIARIO MADRIDISTA, no gustaron lo más mínimo las palabras de James y en la cúpula del Bernabéu ya se han hartado de los mensajitos del colombiano. Pero mientras James declara su malestar a los cuatro vientos, su representante, Jorge Mendes, se ha remangado y está empezando a trabajar en la sombra en busca de un equipo para uno de los mejores jugadores que representa.


A James le van a sobrar pretendientes, de eso no hay duda, pero el problema va a ser quién es el club que pone lo que el Real Madrid está pidiendo por él: mínimo 80 millones de euros para sentarse a negociar y nunca ahora, sino en junio. La labor de Jorge Mendes no va a ser fácil, porque tiene que encontrar un destino que combine un proyecto deportivo atrayente, más unas condiciones económicas que agraden a James, más lo que pide el club blanco por el colombiano. Nada fácil.