Zinedine Zidane sólo tiene en mente ya el partido de Champions que el miércoles enfrentará a sus hombres con el Nápoles, en lo que será la primera eliminatoria europea de los merengues para defender el título de campeones continentales. En el vestuario la ilusión es palpable, pero lo cierto es que no todos los jugadores van a una con el técnico francés. De hecho, hay un futbolista que ahora mismo se siente traicionado por su propio entrenador y está perdiendo la esperanza de triunfar con el club blanco.

No es otro que Álvaro Morata. El delantero merengue está sumido en el ostracismo y no tiene pinta de que su situación en el club madridista vaya a cambiar. El canterano se quedó sin jugar ni un minuto en el último partido de Liga ante Osasuna y está perdiendo la ilusión de marcar goles con el club de su alma. Sin embargo, el ariete blanco tiene motivos para sentir cierto resentimiento por su actual entrenador.

La promesa incumplida de Zidane a Morata

Y es que fue precisamente Zidane quien el verano pasado le convenció de volver a Madrid con la promesa de que tendría protagonismo. Morata, que ya tuvo que irse del Bernabéu por esta misma razón, era titular indiscutible en la Juventus, pero parece que nada de lo que le dijo el técnico galo se está cumpliendo en su regreso al equipo de su corazón.

Pero todavía hay un agravante: Zidane no está contando con él a pesar de que Benzema, que sigue siendo su primera elección, está mostrando un rendimiento más que bajo. Ni por estas consigue jugar Morata, lo que le ha hecho replantearse su situación en el Real Madrid. Si su rol no cambia notablemente en estos meses que quedan de competición, no es de extrañar que el delantero termine plantándose.
Con la tecnología de Blogger.