Deschamps no ha sido valiente y no ha llamado a Benzema, que mañana juega en San Mamés, para juga con Francia. La Federación Francesa adujo hace dos meses que el delantero ya podría volver a competir con el equipo nacional. Llegada la hora de la verdad, el seleccionador se ha echado para atrás. Y no por razones deportivas, sino por cuestiones sociales. Las encuestas oficiales desvelan que más del cincuenta por ciento de los franceses no querían a Benzema en la selección. y Deschamps ha cedido a la presión popular anónima, sin decidir por cuestiones futbolísticas. La Federación también le aconsejó no convocarle.

Zidane siempre ha dicho con sinceridad: «Me gustaría que Benzema volviera a jugar con Francia, porque es una motivación más para su rendimiento»
Hay una filosofía de recuperar a Karim paulatinamente. Primero se anuncia que tiene luz verde para volver al equipo francés. Luego no se le convoca. Y se le llamará más adelante, cuando la sociedad francesa haya masticado su regreso. Hay poca valentía en el seleccionador, que le gustaría tener a Benzema. ¿Habría ganado Francia la Eurocopa con Benzema? ¿Con Karim, la Portugal de su amigo Cristiano sería hoy campeona del continente? Nunca lo sabremos. «Ellos se lo perdieron», comentó un compañero de Karim.
Karim Benzema, apartado del equipo galo desde que saltó su papel en el escándalo del video sexual de Mathieu Valbuena, esperaba ser citado esta vez después de un año de ostracismo en su país. Además, Francia juega contra España. Al jugador le ha molestado no ser citado, después de permitirse su retorno. Y a Zidane, que siempre ha sido sincero en este caso: «Me gustaría que Karim fuera a jugar con Francia fuera a jugar con Francia, porque es una motivación más para su rendimiento. Y me duele que no vaya».
Con la tecnología de Blogger.