Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Una plaza grande como San Mamés no era lugar para experimentos y Zidane apostó su once de gala con la BBC incluida. El técnico galo seguía apostando así por el esquema con el que ganó la Champions, con la única novedad de la entrada de Nacho por el lesionado Pepe. El partido comenzó con mucha intensidad y con el Athletic apretando. La primera ocasión fue para los leones tras rematar un centro con la puntera Raúl García. Keylor Navas se tiró tarde y mal, evidenciando unos nervios que parecían aún durar del duelo contra el Betis de la pasada semana, y la defensa tuvo que despejar el rechace del costarricense. Poco a poco el Real Madrid conseguiría desatarse, sobre todo con un gran Benzema que monopolizaba todo el juego de ataque del líder. (Así vivimos el partido en directo)
BENZEMA BRILLA EN UNA CARNICERÍA
Carvajal hacía daño por la banda derecha y en un gran pase del francés consiguió asistir a Cristiano para que marcara, aunque el luso estaba más adelantado que la pelota y fue anulado el tanto por fuera de juego. El partido se convertía en un ida y vuelta en el que ambos conjuntos tenían oportunidades. Kepa tuvo que sacar una gran mano para evitar un nuevo disparo de Cristiano, aunque nada podría hacer con el sutil toque de Benzema en el minuto 24. Pase largo de Casemiro al portugués que mete un pase horizontal que cruza todo el área del Athletic para que el delantero galo acomode el cuerpo y la ponga lejos del guardameta vasco. El gol de los blancos supuso un nuevo encuentro en el que los de Valverde dieron rienda suelta a toda su agresividad, especialmente liderados por Aduriz y Raúl García. El ex del Atlético debió ser expulsado por una dura entrada a destiempo sobre Nacho que provocó un gran tangana entre ambos equipos. La protección mediática con la que suele contar el juego brusco del navarro contó también en esta ocasión con la colaboración del colegiado para evitar una roja que era tan clara como merecida. La amnistía arbitral también le llegaría al delantero vasco cuando pisó a Casemiro antes del descanso.
CASEMIRO REPARA EL ERROR DE ZIDANE
El Real Madrid se fue al intermedio con dos buenas noticias: la ventaja y que todos sus jugadores habían sobrevivido a la carnicería que había planteado el Athletic durante el tramo final de la primera parte. Tras el paso por vestuarios, los de Valverde se lanzaron hacía el área de un Keylor Navas que seguía dando evidentes muestras de inseguridad. Casemiro se erigía en el jefe de la zona ancha y el Athletic no tardó en mover el banquillo en busca de algo que cambiara el encuentro. Sin embargo, el cambio de Muniain por Lekue no daría los resultados esperados para los locales. Aunque sí lo haría la respuesta de Zidane al quitar a Modric para dar entrada a Lucas Vázquez, igualando así las fuerzas en el centro del campo y dando un balón de oxígeno a los leones.
Fruto de ese cambio llegarían las mejores ocasiones para los rojiblancos. Keylor, esta vez sí, salvó abajo un buen remate de Williams en lo que fue el presagio de lo que sucedería después. Un centro del jugador del Athletic fue cabeceado en el segundo palo con inteligencia por Raúl García para que Aduriz hiciera lo propio en boca de gol ya con el portero madridista batido. El empate era un jarro de agua fría para el líder que debía despertar si no quería dar una vida extra al Barcelona. Y lo logró solo tres minutos después en un saque de córner. Cristiano peina en el primer palo y Casemiro controla y marca a placer para adelantar de nuevo al Real Madrid. El brasileño ponía así la guinda a un gran actuación, sobre todo en la segunda mitad.
Pudo poco después sentenciar el equipo blanco con una nueva genialidad de Benzema, aunque esta vez no superó a Kepa y Marcelo, con todo a favor, se llenó de balón para mandarlo fuera de San Mamés. Perdonaba el Madrid en un partido loco y de ida y vuelta. Sorprendió que Cristiano, que había realizado un gran encuentro, dejara su sitio a Isco. Zidane quería repoblar el centro del campo para sufrir lo menos posible en los últimos minutos. La velocidad de Williams seguía siendo el principal arma de Valverde en busca del empate.
Pero no sufrió el líder ante un Athletic al que se le acabó la gasolina y llegó fundido al final. El Real Madrid logró un triunfo de mérito en un campo en el que solo había ganado el Barcelona hasta la fecha. Benzema y Casemiro se transformaron en domadores para someter a unos leones que sacaron de más las garras. La patata caliente pasa ahora a los de Luis Enrique, que reciben al Valencia ya sin margen de error. La Liga, poco a poco, comienza a teñirse de blanco. Una victoria más, un partido menos.

infoBETS


Espacio Publicitario