Tanto Marca como COPE desvelaron tras el partido de Bilbao la situación en la que Sergio Ramos ha jugado el encuentro de este sábado. El futbolista del Real Madrid no podía fallarle al equipo, que no contaba con Pepe y Varane por lesión. El equipo lo necesitaba y él no iba a fallar ni a sus compañeros ni al madridismo. Era un duelo fundamental para que los blancos se alcen con el título de Liga a final de temporada y por eso el sevillano no dudó en jugar, a pesar de su estado de salud.

Y es que el pasado jueves, sin ir más lejos, a eso de las 23:00 horas de la noche el de Camas no pudo más y se presentó en la clínica Sanitas con la que suele trabajar el club blanco, donde se quedó ingresado con una infección estomacal. A base de suero y casi sin poder entrenar en los últimos días llegó Ramos a Bilbao, donde se alzó como uno de los jugadores más importantes del equipo.

Ramos sostuvo desde la defensa los ataques del Athletic, imponiéndose en su duelo particular con Aduriz a pesar de que no se encontraba al cien por cien. Su actitud y compromiso vuelven a ser dignas de elogio. Sergio está en el mejor momento de su carrera deportiva. Atravesó un pequeño bache al comienzo de la temporada, pero ahora mismo, tanto en defensa como en ataque, es un jugador imprescindible.

Su presencia en el campo se notó y el Real Madrid sumó los tres puntos en Bilbao en gran medida gracias a él, a su esfuerzo y sacrificio. Otros jugadores se habrían quedado en casa viendo el partido por la tele. Pero Sergio no. Hace falta mucho más que un virus para acabar con él. El capitán madridista demostró una vez más que tiene un valor y un orgullo como pocos (por no decir huevos). ¿Cómo no te vamos a querer, capitán?
Con la tecnología de Blogger.