La plantilla del Real Madrid se tomó con un toque de humor e ironía el emparejamiento de cuartos de la Champions ante el Bayern de Múnich, del que se enteraban al final del entrenamiento del viernes. “Ya se sabe lo que pasa con las bolas calientes”, decía a DIARIO MADRIDISTA uno de los capitanes del equipo de Zidane.
Los jugadores del equipo blanco saben que tendrán que disputar una auténtica final anticipada a dos partidos ante un Bayern que pasa por tener, junto al Real Madrid, una de las mejores y más completas plantillas de Europa. Pero en el vestuario de Valdebebas no hay complejos, “ni ante el Bayern ni ante nadie”.
“El Bayern es un equipazo… y nosotros también”, es el mensaje que transmiten al unísono los jugadores del Real Madrid. Saben que les tocará “sufrir, correr y competir” para estar en semifinales de la Champions, una ronda que el equipo blanco ha alcanzado en las últimas seis ediciones de la competición.
El vestuario del Real Madrid coincide también en un sentimiento unánime: “No somos inferiores ni al Bayern ni a ningún equipo europeo. Somos el Real Madrid y somos los vigentes campeones de Europa”. Humildad y orgullo. Las dos palabras que han llevado al equipo, de la mano de Zidane, a competir hasta el final por todos los títulos.
Y eso es lo que harán, el 12 de abril en el Allianz y el 18 en el Bernabéu, ante el Bayern de Múnich en la mejor eliminatoria de los cuartos de final de la Champions, un duelo que tiene sabor a auténtica final anticipada.
Con la tecnología de Blogger.