Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

La historia del Barcelona está marcada por robos absolutamente descarados en todas las competiciones, pero en la última década se han disparado, más aún en la Liga de Campeones y aquí recopilamos los diez escarnios más alucinantes, aunque la lista podría ser interminable.

Robo número 1: En la semifinal del año 2006 el Barcelona se enfrentaba al Milan, que había caído derrotado por 1-0 en el partido de ida en el Camp Nou. En la vuelta en San Siro el conjunto italiano estaba mejor y Shevchenko anotó el gol que empataba la eliminatoria, pero el árbitro Markus Merk decidió anularlo de manera incomprensible y los culés se metieron en la final para acabar ganando el título.


Robo número 2: Hasta este miércoles había sido el atraco más grande de la historia del fútbol y que está en la memoria de todos con solo decir Stamford Bridge. El 0-0 de la ida en el Camp Nou dejaba todo abierto, pero el Chelsea se encontró con Ovrebo, que le escamoteó hasta cuatro penaltis claros y otros dos algo más dudosos y dejó de tiempo de añadido hasta que Iniesta puso el 1-1 en el minuto 95 para lograr el billete para la final.



Robo número 3: Es quizá la única vez que el Barcelona robó descaradamente y aún así no le dio para clasificarse. Hablamos de la semifinal de 2010 ante el Inter de Milán de Mourinho. Los italianos ganaron 3-1 en la ida y en el Camp Nou se quedaron con diez jugadores por expulsión de Motta. Busquets se inventó que el ítalo-brasileño le había dado un codazo dejando una imagen imborrable. A pesar de todo los culés solo ganaron 1-0, con gol en fuera de juego, y se fueron a la calle.



Robo número 4: En los octavos de final de 2011 el árbitro Massimo Busacca hizo su aparición. El Arsenal tenía la eliminatoria empatada en el partido de vuelta y comenzaron a dominar claramente el partido, pero el colegiado se inventó una expulsión de Van Persie, que estaba siendo el mejor de los ‘gunners’ y ahí se acabó todo. El Barcelona acabó ganando.



Robo número 5: El Clásico de semifinales de 2011. El Real Madrid dominaba sin problemas y el 0-0 se mantenía en el marcador, pero entonces Wolfgang Starkdecidió expulsar a Pepe con roja directa por una falta en la que ni siquiera toca a Dani Alves. Mourinho también fue expulsado por las protestas en la jugada y el Barcelona acaba ganando con un 0-2 que lo dejaba muy cerca de la final. Era el cuarto Clásico del año en el que los blancos se quedaban con uno menos.



Robo número 6: Segunda parte del robo en el Clásico de 2011. Si el Real Madridno había tenido suficiente con el atraco en el Santiago Bernabéu se encontró con otro más en el Camp Nou. Higuaín marca para alimentar la remontada pero el árbitro lo anula por una supuesta falta de Cristiano Ronaldo a Mascheranodespués de que Piqué empujase descaradamente al portugués. El 1-1 final volvió a meter a los culés en una final continental.



Robo número 7: De nuevo Stark y de nuevo al Milan. Stark, que había confesado ser fan de Messi se inventó un penalti sobre Xavi en el año 2012 para que el argentino acabara marcando, haciendo un gesto demasiado extraño durante su carrerilla hacia el balón para acabar decantando la balanza del lado culé.



Robo número 8: El penalti exterior en 2014. El Manchester City recibía al Barcelona en la ida de los octavos de final y el partido apuntaba a un 0-0 final hasta que el árbitro Jonas Eriksson decidió convertir en penalti una falta fuera del área de Demichelis sobre Messi. Además, el colegiado expulsó al central y allanó el camino de los culés.



Robo número 9: Atracan en la final de 2015. Dani Alves comete un descaradísimo penalti sobre Pogba durante la final entre el Barcelona y la Juventus pero el colegiado y sus asistentes optan por mirar hacia otro lado para no destrozar la fiesta azulgrana e impedir así que los italianos pudiesen ser campeones de Europa.



Robo número 10: La noche de Torres. El Atlético de Madrid dominaba al Barcelona en el Camp Nou en la ida de los cuartos de final con un gol de Torres en el minuto 24, pero solo un rato después el árbitro Felix Brych expulsó al rojiblanco con dos amarillas en seis minutos. La primera fue justa pero la segunda fue una nueva invención de Busquets que se tiró al suelo como si hubiera muerto ante un mínimo roce del delantero. Los culés ganaron 2-1, aunque en la vuelta perdieron por 2-0 en el Calderón y se quedaron fuera.



Bonus Extra de Robo Mayúsculo: El atraco al PSG. El de Stamford Bridge era sin duda el atraco más descarado del Barcelona en la última década pero el de este miércoles en el Camp Nou ante el PSG puede competir de tú a tú con el del estadio del Chelsea por las numerosas jugadas en las que el árbitro echó una mano a los culés para conseguir el pase a la siguiente ronda.