Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Vayan encargando el quinto, por favor. Una parte ya la tiene. Cristiano Ronaldo probablemente ganó en el Allianz Arena la mitad de la que podría ser su quinta pelota dorada. Posiblemente la más disputada de los últimos años. Pero Ronaldo, en el momento más importante de la temporada, cuando tenía que tirar de su equipo, apareció. Cosa que sus principales competidores todavía no han hecho.
CR7 dio una exhibición en Múnich. El mejor jugador del mundo guió al equipo blanco a una victoria capital. Hizo los dos goles del Madrid para remontar el tanto inicial de Vidal, provocó las dos amarillas que acabaron con Javi Martínez expulsado y dio un recital de fútbol ofensivo que si no llega a ser por la tremenda actuación de Manuel Neuer podría haber finiquitado el cruce en tierras germanas.
Cristiano apareció en el momento perfecto. Cuando todos los ojos del mundo del fútbol le miraban. Y eso que su temporada está siendo diferente. No mala, sino diferente a otras. El luso se ha propuesto llegar a la fase decisiva de la temporada a tope. Cansado de no poder lucir en los momentos claves, como en las dos últimas finales de Champions jugadas por el Madrid. Por ello, junto a Zidane y siguiendo las órdenes de Pintus y su equipo, se ha dosificado. Una palabra que no contemplaba su diccionario hasta este curso. El de Madeira ha conseguido llegar al momento clave del curso como un tiro físicamente.
Ahora, Cristiano tiene por delante tres objetivos que le pueden dar el impulso definitivo hacia su quinto galardón. Ganar la Liga con el Real Madrid, tratar de lograr la Champions y hacer un buen papel con Portugal en la Copa Confederaciones que se disputará en verano en Rusia son los retos de Ronaldo.

Messi no aparece

En la carrera por el Balón de Oro parece que sólo Antoine Griezmann le sigue de cerca. El galo está alcanzando su plenitud futbolística y es el referente de un Atlético de Madrid que si sigue avanzando en la Champions le podría llevar a conquistar el premio que otorga la revista France Football.
Por otro lado, Messi no está viviendo su mejor curso. Si no es capaz de ganar ningún título importante con el Barcelona, algo que en estos momentos no tiene sencillo, y finalmente no le reducen la sanción que tiene con la selección Argentina, lo que puede dejar a la albiceleste sin Mundial, las opciones de ganar el Balón de Oro se evaporan. En una situación parecida está Neymar, aunque el brasileño sí es el faro de su país y está tirando del Barcelona en los momentos más complicados.
Fuera del fútbol español, hombres como Hazard, líder de un Chelsea que va como un tiro hacia la Premier, o Dybala, referente de la Juventus, también podrían estar en la pelea. Ganar la Premier y ser el mejor jugador de la competición sería, con casi toda seguridad, insuficiente para el belga. La candidatura del argentino de la Juventus pasa por el triplete que aún puede lograr la escuadra italiana.

infoBETS


Espacio Publicitario