El Barça anoche se quedó sin remontada. Sobre el campo tuvo que enfrentarse a una Juventus que demostró ser mucho más equipo que el PSG, y contó con un árbitro competente a diferencia de Aytekin. El resultado fue el lógico y esperado: los culés no sólo no remontaron, sino que no pudieron ni marcar ni ganar el partido, lo que hizo sacar a la luz la verdadera cara de los valores culés, la que desde el Camp Nou siempre se esfuerzan en esconder.

Una situación que muestra claramente la pérdida de papeles blaugrana sucedió en el minuto 41, cuando Mandzukic cayó tendido en el suelo tras un lance con Sergi Roberto. A pesar de la aparatosa caída y de sus gestos de dolor, los nervios para lograr la ansiada remontada nublaron la vista a los culés, que no quisieron enviar el balón fuera para que el croata pudiera ser atendido. Tuvo que ser un jugador de la Juventus al recuperar el esférico quien mandara la pelota fuera.

Pero hay más. Después de ser atendido por los médicos, el Barça no cedió el balón a la Juventus en el saque de banda, lo que terminó de encender a muchos aficionados ‘bianconeri’, así como a los jugadores. Una vez más, en las situaciones difíciles los culés demostraron cuáles son sus valores.
Con la tecnología de Blogger.