Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

No pierden la pista. Apenas faltan dos meses para que el mercado de fichajes estival dé el pistoletazo de salida. Los peces gordos, incluidos los agentes de los cracks, se mueven entre bambalinas para tender puentes con las principales pretendientes.
En este caso, tanto el Real Madrid como el FC Barcelona son el mejor ejemplo de ello. Ni los madridistas ni los culés han firmado una temporada para enmarcar, por lo que de cara al verano quieren hacerse con refuerzos.
Cada uno a lo suyo
Florentino Pérez tiene varios nombres marcados en rojo en la agenda merengue. El cuadro de Zinedine Zidane necesita dar salida a los hombres que no van y reforzar el equipo actual.
Y es que aunque las buenas sensaciones tras la goleada en Riazor dominan, la realidad es que la temporada es muy larga y los cracks han hecho aguas. El mandamás blanco desea apuntalar el futuro y descorchar un proyecto ganador a medio plazo.
Por su parte, el Barça tiene otros intereses entre ceja y ceja. De los seis fichajes del pasado verano, únicamente Samuel Umtiti da la talla para jugar los grandes partidos. André Gomes se marcó un buen partido ayer, aunque la realidad es que está lejos del alto nivel necesario para las citas clave.
Así pues, ambas secretarías técnicas trabajan sin dar tregua. Tanto en el Camp Nou como en el Santiago Bernabéu tienen su lista de la compra particular, aunque algún nombre coincide en las dos agendas. Las perlas más codiciadas.
Dos hombres por una misma joya
En este caso, uno de los nombres que suena con fuerza sobre la mesa de Florentino Pérez, aunque también se ha dejado caer en los aledaños de la casa azulgrana es el de Bernardo Silva.
El extremo derecho del Mónaco se está marcado una buena temporada, por lo que levanta pasiones entre sus pretendientes. Sus jugadas eléctricas son constantes y su carácter ofensivo es un seguro para el equipo.
Tanto es así que gracias a su potencial y a su esperanzador futuro –solo tiene 22 años-, Silva ha conseguido duplicar su valor en el mercado en poco más de un año. Y es que en las dos últimas campañas en la Ligue 1, Bernardo ha sido clave en el Mónaco.
Así pues, todo apunta a que los responsables culés han acercado posturas con Jorge Mendes. Conocedores de que en el Madrid también lo quieren, los barcelonistas han picado a la puerta del agente.
Mendes, que por  Cristiano Ronaldo y compañía tiene buena relación con el presidente merengue, está contra las cuerdas. En los últimos meses, los contactos con el Barça también son buenos, gracias a André Gomes.
Ahora bien, en Barcelona avisan, si el representante de Bernardo lo mueve del Mónaco, entrarán en la puja. Cara a cara.