Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Protagonista. Cristiano Ronaldo recuperó su mejor versión en el momento oportuno. El luso fue el gran responsable de que el Real Madrid sume sus octavas semifinales de Champions League consecutivas.
El portugués no estaba teniendo su mejor temporada. Las lesiones dejaron a CR7 fuera del equipo al inicio del curso. Una vez recuperado, el delantero pegó un apretón final hasta adjudicarse su cuarto Balón de Oro y el The Best, pero en los meses siguientes su nivel dejó mucho que desear.
Señalado
Muchos pusieron en duda su capacidad de liderazgo. Varios desde dentro del vestuario y en los despachos de la T4 del Santiago Bernabéu recomendaron su suplencia e incluso su salida del club a corto/medio plazo.
Entre la afición la opinión mayoritaria era la misma. La confianza en el ‘7’ blanco fue desapareciendo progresivamente hasta el punto en que en más de una ocasión se han escuchado pitos al delantero.
CR7 da la cara
En este sentido se expresó ante los medios de comunicación cuando terminó el encuentro ante el Bayern de Múnich en el que anotó un hat-trick: “No quiero calles. Calles jamás”, respondió cuando le preguntaron si creía que después de actuaciones como la de anoche merecía un reconocimiento.
“Lo único que pido es que no me piten aquí.  Yo siempre doy lo mejor en cada partido y aunque a veces no haga goles siempre intento trabajar y ayudar al Real Madrid", añadió el futbolista, visiblemente dolido por cómo le han tratado en las últimas semanas.
La puesta en escena de Cristiano Ronaldo no se queda ahí. El luso ya trasladó a Florentino Pérez su postura en este asunto. CR7 le pidió al presidente que hiciera lo necesario para que terminen los silbidos contra el delantero portugués.  Ronaldo quiere más apoyo institucional. En su opinión,  el club tiene gran parte de culpa de lo que ocurre, pues no le defienden públicamente.
Si una cosa tiene clara ‘Cris’ es que así no seguirá más allá del próximo verano. Y avisa: los responsables querían que Gareth Bale fuera su relevo en el liderazgo del equipo, pero el único que da la cara en las ocasiones importantes es el luso. Si en la entidad de Chamartín quieren seguir contando con el jugador ya saben lo que les toca.