Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

El que no llora, no mama. Eso debió de pensar el Bayern de Múnich después de quedar eliminado de la Champions League a manos del Real Madrid de forma justa cuando señaló a Viktor Kassai, el árbitro del partido, como el culpable del K.O.
Fue precisamente uno de los que más se quejó después, Arturo Vidal, el que tuvo que ver el camino de vestuarios a las primeras de cambio (minuto 4) tras una entrada por detrás sobre Isco a la altura del talón de aquiles que con el Reglamento en la mano merecía la roja y no la amarilla que el húngaro le mostró únicamente.

entrada-vidal-isco-merecia-roja
La entrada de Vidal sobre Isco que merecía la roja.

A partir de ahí el encuentro no hubiera sido el mismo como se demostró casi 80 minutos después, momento en el que el chileno esta vez sí emprendió el rumbo a la bocana de vestuarios tras perdonarle también la segunda tarjeta en el inicio de la segunda mitad por otra dura falta a Casemiro.

arturo vidal
La entrada de Arturo Vidal que no fue penalizada con tarjeta amarilla.

Sin embargo, durante este tramo pasaron más cosas que perjudicaron al Real Madrid aunque desde la realización se dedicaran a esconderlas. En el minuto 27, Xabi Alonso abrazó de nuevo a su amigo y ahora rival Sergio Ramos, pero esta vez con el balón en juego y en el área bávara. Penalti claro escamoteado que no tuvo apenas repeticiones para protestarlo.

Alonso sujeta a Ramos cuando intentaba rematar.

Después del ya mencionado perdón a Vidal en el minuto 47 llegaría otra polémica en contra del Real Madrid con el otro protagonista del mismo, Casemiro, como esta vez actor principal. El brasileño parecía trabar a Robben dentro del área pero antes toca balón y cambia la trayectoria del mismo por lo que no debió pitar Kassai la pena máxima como en la ida su homólogo Rizzoli con Carvajal.

casemiro-toca-balon-penalti-señalado-robben
Casemiro toca balón en el penalti señalado sobre Robben.

Offside que hubiera ahorrado la prórroga

Muchos llorones como Piqué salieron a escena en la prórroga a partir del gol del empate de Cristiano Ronaldo, pero este tiempo extra nunca debió disputarse si no llega a ser por los errores arbitrales que perjudicaron al Real Madrid en el global.
Envuelto en la euforia de otro tanto que ponía las tablas en el marcador debería estar el linier del húngaro cuando no señaló un claro fuera de juego de Lewandowski antes del autogol de Sergio Ramos que como en las ocasiones anteriores la realización del partido dedicó poco tiempo.

Fuera de juego en el segundo gol del Bayern.

infoBETS


Espacio Publicitario