El plan secreto de Cristiano Ronaldo para acabar con Messi

Cristiano Ronaldo está a punto de volverlo a hacer. Lo del futbolista de Madeira es increíble. De otro planeta.
El delantero del Real Madrid está firmando la peor temporada de los últimos años. Como el curso pasado, pasa con más pena que gloria por los estadios de Europa.
Sin embargo, el crack luso tiene una facilidad pasmosa para aparecer en partidos decisivos y marcar goles. Sin hacer nada más que eso, copa todas las portadas.
Lo hizo el curso pasado tanto con el Madrid como con la selección de Portugal. Sus partidos más significativos del año fueron contra el Wolfsburgo y contra la selección de Hungría para evitar caer en fase de grupos. Ello fue suficiente.
Los éxitos colectivos le valieron el Balón de Oro y el nuevo premio The Best que otorga la FIFA. Y este año lo vuelve a tener todo a su favor para repetir.
El clásico no importa
Ronaldo tiene claro el plan a seguir. Está trazando su hoja de ruta y es salvaje una de las conclusiones que deja: el clásico no es significativo.
Ni siquiera importa que lo haga bien o no contra el Barça el próximo domingo en el Bernabéu. La clave está en ganar la Champions. Y, con sus cinco goles al Bayern, ya tiene casi todo el trabajo hecho.
Cristiano Ronaldo es ni más ni menos que el primer jugador en superar los 100 goles en Europa.
Leo Messi, su gran rival, se quedó a cero contra la Juventus y sigue a dos dianas de hacer el gol 500 con la camiseta del Barça. El Bernabéu es el escenario propicio.
Pero aunque el Barça gane, el Madrid tendrá la sartén por el mango para levantar la Liga. Ni qué decir tiene que los blancos son los máximos favoritos a revalidar el cetro europeo, algo que nadie ha conseguido desde que la Copa de Europa se llama Champions League (a partir de 1992).
Un nuevo Balón de Oro para el portugués implica empatar a Messi, que suma cinco. Igualar la gesta única del crack argentino, totalmente descartado a estas alturas.
Messi no puede más
El de Rosario sigue siendo mucho mejor que CR7, pero no ha conseguido ser el líder que le exigían. Sus diferencias con Luis Enrique en los planteamientos del equipo han sido insalvables. Pero hay más.
En los últimos tiempos, Messi ha perdido fuelle. Sigue siendo el mejor, pero falla goles que antes jamás habría perdonado. La edad pasa para todos.
Aunque en el caso del argentino no es tanto una cuestión de edad, sino de mentalidad. Messi tiene demasiados frentes abiertos. No está acostumbrado a gestionar tantas batallas al mismo tiempo.
La familia –con sus dos hijos– y los negocios cada vez tienen más peso en su día a día. El fútbol, que no deja de ser un juego al que lleva muchos años abonado, va perdiendo interés.
Mientras tanto, sus abogados siguen mareando a la justicia para intentar esquivar una condena penal cantada porque, como dice el Fiscal del Tribunal Supremo, "nadie más que él es responsable de velar por su patrimonio". 
Y a la pena de prisión que se juega, aunque no llegará a pisar la cárcel, hay que sumar las feroces luchas que arrastra en Argentina. Con la siempre odiosa comparación frente al Dios Diego Armando Maradona
Con la tecnología de Blogger.