Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

El Real Madrid continúa fiel a su tradición y sigue haciendo historia en la Champions League. Después de eliminar al Bayern de Múnich en cuartos de final en una prórroga épica, el conjunto blanco se guardó otro hueco en los libros de historia de la máxima competición europea tras enlazar su séptima semifinal consecutiva, algo que ningún equipo había hecho a lo largo de la historia.
Porque atrás quedaron las seis temporadas en las que el Real Madrid caía ante equipos Lyon, Roma, Arsenal o Liverpool y no lograba pasar de la barrera de los octavos de final. Ahora el rey de Europa ha vuelto a mandar y desde el año 2011 ha estado entro los cuatro mejores equipos del continente. Todo comenzó en el primer año de José Mourinho y parece que la racha continúa.
Hasta la noche del pasado miércoles, donde el Real Madrid consiguió clasificarse en una épica prórroga ante el Bayern de Múnich (4-2). Sólo el conjunto blanco y Barcelona habían sido capaces de enlazar seis semifinales de forma consecutiva. El conjunto catalán logró pasar de los cuartos de final entre las temporadas 2007-2008 y 2012-2013. La racha de los culés acabó en el año 2014 donde el Atlético de Madrid les eliminó en cuartos en el año de la Décima.
El Bayern era otro de los equipos que podía igualar la excelente racha de seis semifinales consecutivas pero su racha de cinco murió en el Santiago Bernabéu tras ser derrotado por actual campeón de Europa que intentará hacer la gesta de revalidar título, algo que nadie ha conseguido en la Champions League.

El equipo con más semifinales de la historia

El rey de Europa también es el equipo que más veces ha participado en semifinales de la Champions League. El conjunto blanco, que este año buscará la Duodécima en Cardiff, disputará las próximas semanas su semifinal número 28 en las 60 ediciones que se han disputado de la máxima competición europea.
El conjunto madridista encabeza una clasificación donde le sigue el Bayern de Múnich con 18 semifinales y el Barcelona 15. Los dígitos de los alemanes no aumentarán esta temporada y, salvo otro milagro en forma de remontada, puede que los del Barcelona tampoco.