Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

El mensaje está claro, tanto de puertas para adentro como en público. El vestuario del Real Madrid se ha conjurado para ganar la Liga, y para cumplir ese gran objetivo los jugadores están convencidos de que todos serán importantes hasta final de temporada. El discurso de Zidane ha calado en la plantilla, que está demostrando ser la mejor de Europa: “Todos nos sentimos igual de importantes, porque aquí somos 23 titulares, esta Liga la vamos a ganar todos”.
Perder el Clásico ante el Barcelona creó en el entorno del Real Madrid un estado de alarma que no se corresponde con la situación en la que está el equipo pese a la desafortunada derrota ante el Barcelona. El conjunto merengue seguía y sigue depende de sí mismo para ganar la Liga y la Champions League, y el primer paso para olvidar ese partido fue la exhibición de este miércoles ante el Deportivo en Riazor, un partido que era bastante más importante de lo que parecía.

Consigna muy clara

Como ya contamos en DIARIO MADRIDISTA, el vestuario tenía claro que lo importante era pasar página cuanto antes, de ahí que la consigna que se propagó entre los futbolistas fue la de olvidarse de las críticas y las cuentas y enfocarse al cien por cien en el partido ante el Deportivo: “Ni estamos hundidos ni nos vamos a hundir”, decían los jugadores, una afirmación que cumplieron a rajatabla en Riazor.
Y es que el Real Madrid sigue dependiendo de sí mismo para ganar tanto la Liga como la Champions, algo que en Barcelona no pueden decir, pues los de Luis Enrique, a día de hoy, sólo dependen de sí mismos para ganar la Copa del Rey. El mensaje en el seno del conjunto merengue está claro. La idea es aislarse de todo lo que se diga fuera, sobre todo en la Ciudad Condal, y centrarse en los decisivos partidos que tienen por delante, trabajar al máximo y ganarlo todo para levantar los dos títulos más importantes de la temporada, la Liga y la Champions League.