Los dos lados de la moneda. El pasado martes por la noche, el Real Madrid consiguió superar una de las pruebas más duras de la temporada. De nuevo sufriendo, el equipo de Zinedine Zidane se metió el billete a semifinales de la Champions en el bolsillo.
Con un resultado que acabó eclipsando las dificultades de los merengues para vencer al Bayern de Múnich, los blancos dieron un gran paso hacia adelante. La duodécima cada vez está más cerca, por lo que el doblete está más que vivo.
Ahora bien, esta victoria ante el cuadro de Carlo Ancelotti tuvo varias lecturas. Ante su afición y con el factor campo a favor, el Madrid volvió a sufrir mucho para conseguir este pase. De hecho, la eliminatoria se decidió en la prórroga.
El mensaje de Florentino en el vestuario
La euforia merengue fue el protagonista de una noche vibrante, aunque la plana mayor no dudó en llamar a la calma. Y es que la imagen que se vio del conjunto madridista no fue la esperada.
Más allá de dominar, tal como lo hicieron en Alemania, el equipo de Zizou se limitó a hacer su partido. La contundencia y la superioridad brillaron por su ausencia, ya que el cuadro volvió a mostrar varias versiones.
Marcelo, Carvajal y Marco Asensio fueron los líderes que tiraron del carro. Cristiano Ronaldo reapareció con un hat-trick más que necesario, aunque las tareas de desborde y las jugadas eléctricas tuvieron otros protagonistas.
CR7 fue el killer que el Madrid necesita, pero los destellos de calidad como jugador clave faltaron. El lateral brasileño y el joven mallorquín fueron los que se marcaron jugadas maestras. Ahora bien, Cris estuvo fino a la hora de rematar.
Conocedor de que el conjunto blanco podría haber dado mucho más desde el primer minuto, Florentino Pérez mantuvo una charla con sus hombres. A la vez que felicitó y alagó el pase a semifinales, el presidente merengue llamó a la calma.
Aviso a navegantes
El próximo domingo, el Santiago Bernabéu tiene una cita marcada en rojo. Un Barça con hambre de ganar y, posiblemente, fuera de la Champions llegará a la capital española con ganas de arrebatarles a los madridistas la Liga.
Si el conjunto de Luis Enrique Martínez cae esta noche en la competición europea, los culés irán a por todas el domingo. Y es que aunque los azulgranas no estén finos últimamente, la realidad es que cuando quieren morder no dejan a títere con cabeza.
Por ello, el mensaje que lanzó el mandamás merengue al término del duelo ante el Bayern no fue otro que “cabeza” y “concentración máxima”. No vale fallar. Cara o cruz. Una derrota ante los barcelonistas pondría en peligro el título de liga.
Preocupación por Benzema
Más allá de este mensaje precavido, los responsables blancos tienen otra preocupación entre ceja y ceja. Karim Benzema volvió a dejar mucho que desear sobre el césped.
Con Gareth Bale fuera de juego, Cristiano y el francés deben tomar fuerza. Sin embargo, están siendo las jóvenes perlas las que tiran del carro en las últimas batallas.
Tanto es así que con el partido aún por decidirse –minuto 62-, Zidane decidió retirar al ‘9’ del verde para dejar paso a Marco Asensio. El galo no hizo nada. Y es que mientras que CR7 se crece en las grandes ocasiones y deja entrever el líder que lleva dentro, Benzema está desaparecido en combate.
El Madrid no puede permitirse tener un delantero centro a este nivel, por lo que la preocupación acecha a los responsables merengues. El radar está activado para apuntalar el futuro con un atacante de campanillas que refuerce a CR7 en esta posición. Señalado.
Con la tecnología de Blogger.