Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Llegó la hora. Es el momento del cambio generacional en el Real Madrid. Los resultados y el juego del equipo esta temporada están dejando que desear.
A pesar de ir líderes en la Liga y muy vivos en la Champions League, el equipo ha dejado escapar demasiados puntos esta campaña y aún pesa la eliminación de la Copa del Rey a manos del Celta de Vigo.
No por el bajón de caer eliminados ante los gallegos –un equipo a priori inferior- sino por la forma. Los cracks no dieron todo lo que se esperaba de ellos. Sobre todo Cristiano Ronaldo, que esta temporada atraviesa el peor momento deportivo de su carrera.
Bajo los focos
El portugués dio algunos coletazos después de ganar la Eurocopa, pero desde que levantó el Balón de Oro y el The Best no se le ha vuelto a ver.
En el entorno blanco existe una línea cada vez más crítica con el delantero. Aseguran muchos que lo mejor de ‘Cris’ ya se vio y que nunca volverá a ser el jugador que ha deslumbrado al mundo en los últimos años.
Por eso la idea en la cúpula pasa por fichar al ‘nuevo CR7’.  El club lleva dos temporadas fichando jóvenes talentos como Lucas Vázquez, Marco Asensio o Casemiro –además de los apalabrados para el curso que viene Vallejo y Marcos Llorente-, y quieren sumar un crack mundial a su elenco de promesas.
Los responsables creen que ha llegado el momento de hacer un traspaso de poderes en el liderato del equipo y barajan nombres como Kylian Mbappé o Paulo Dybala. No será una operación fácil. Equipos como el Paris Saint Germain, Manchester United o City andan al acecho.
El plan de Florentino
Las intenciones de los mandatarios pasan por que el jugador se adapte durante el próximo curso y dar salida al portugués el próximo verano.
Al portugués le queda poco recorrido en el Real y desde arriba opinan que para la temporada 2018-19 se habrá terminado su etapa. Entonces será el momento de traspasar al extremo.
Sin embargo, un sector del club para que la salida del ‘7’ blanco se produzca ya. El precio del francés no bajaría de los 80 millones de euros y la salida del Balón de Oro sería la llave que permitiría contratar al delantero monegasco.
Los aficionados secundan esta opción. “Con lo que nos dan por el viejo pagas la fiesta”, dicen muchos madridistas en las redes sociales, que apuestan por realizar un cambio de cromos en el próximo verano.