Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Kuipers se puso el traje de Aytekin para echar un cable al Barça al perdonar la expulsión a Neymar. Primero, le perdonó una amarilla por gritarle en su cara de forma airada tras protestar una acción. Era el minuto 22 y Kuipers se hizo el sueco.
Pero lo más grave llegó en el minuto 43. Pjanic chocó con Messi, que se hizo daño en la caída y entonces Neymar se tomó la justicia por su mano y le hizo una entrada alevosa y peligrosísima al mediocentro de la Juventus. Era una de esas entradas que pueden retirarte del fútbol. Kuipers la vio, pero decidió zanjar la agresión con una amarilla, cuando era una roja de manual.
Y así, el Barcelona pudo seguir con once. Ah, y los espectadores de Bein Sport se hartaron de ver la caída de Messi, pero no vieron ni una sola repetición de la entrada durísima de Neymar que era roja.

infoBETS


Espacio Publicitario