La escandalosa persecución arbitral a Sergio Ramos: no le pasan ni una

A Sergio Ramos no le pasan ni una. La escandalosa persecución arbitral hacia el capitán del Real Madrid continúa y en el Clásico se pudo demostrar. El andaluz sólo realizó dos faltas en el partido y fue expulsado a las primeras de cambio después de realizar una dura entrada a Messi que apenas tocó al futbolista argentino.
Y es que lo de Ramos con los árbitros viene de largo. El central siempre ha sido un defensor contundente pero con el paso de los años sus infracciones se han ido reduciendo drásticamente. Pero la fama ha quedado ahí. Sin ir más lejos, esta temporada, el central sólo ha realizado 24 faltas en los 23 partidos de Liga que ha disputado y ha visto nada más y nada menos que seis tarjetas amarillas.
Es más, en algunos partidos ni siquiera ha tenido que realizar una falta para ver una tarjeta amarilla. En el primer duelo liguero ante la Real Sociedad fue amonestado por participar en una trifulca, ante el Villarreal en la ida por tocar un balón con la mano dentro del área y en la vuelta ante el conjunto castellonense por comportamiento antideportivo.
La última tarjeta que había visto el capitán blanco fue el pasado 1 de marzo ante Las Palmas. Y ese partido sólo realizó una falta. Algo similar a lo sucedido ante el Espanyol en Cornellá, donde fue amonestado en la primera falta que realizó.

Menos faltas, las mismas tarjetas

Los árbitros han tomado la matrícula a Sergio Ramos y eso es una losa con la que tendrá que jugar el capitán del Real Madrid toda su carrera. Porque el andaluz esta temporada está haciendo menos faltas que nunca pero le siguen sacando las mismas tarjetas que siempre. Parece que él ha mejorado en esa faceta pero los árbitros no.
A estas alturas de competición, Ramos acumula 24 faltas realizadas mientas que la temporada pasada le pitaron 34 en Liga. El defensa acabó la temporada 2015-2016 con 7 tarjetas amarillas y dos expulsiones por doble amonestación.
Con la tecnología de Blogger.