La verdad que nadie cuenta de Messi en la Champions: ningún gol en las ocho eliminaciones del Barça

A diferencia de Cristiano, Messi no aparece cuando el Barça está contra las cuerdas en Champions. En los últimos 11 años los azulgrana han caído hasta ocho veces en su camino a la final. Siempre que eso sucede el argentino no marca. Cada vez que el Barça ha sido apeado de la máxima competición europea su gran estrella desaparece entre los rivales.
Los números no mienten, Messi no es ese jugador decisivo en Liga de Campeones. Cuando su equipo lo pasa mal, cuando no puede y es inferior al rival el astro azulgrana no es capaz de desequilibrar y marcar las diferencias como Cristiano. Mientras el portugués anotó cinco de los seis goles del Madrid contra el Bayern y lideró la remontada de los blancos frente al Wolfsburgo la pasada campaña, Leo estuvo desaparecido en la eliminatoria contra la Juve.
Sin embargo no es la única vez que sucede algo así. Ya lo ha hecho en ocho ocasiones, las ocho veces en los últimos 11 años que el Barcelona no ha alcanzado la final del torneo. Todo comenzó en la 2006-07 en el duelo de los octavos de final ante el Liverpool. Cayeron eliminados tras perder en el Camp Nou en la ida por 1-2 y ganar en Anfield 1-0 en la vuelta. Un gol les impidió pasar a cuartos. En aquel momento Messi comenzaba a despuntar y, pese a jugar los 180 minutos, no pudo anotar ningún gol.
A la temporada siguiente se volvió a repetir la historia, esta vez en semifinales. El Barcelona llegaba a la eliminatoria sin haber perdido ni un solo partido en toda la competición. Pero se toparon con el Manchester United de Ferguson que les apeó de la Champions y les dejó sin final tras ganar 1-0 en el global de la eliminatoria. De nuevo Messi no marcó, aunque disputó 152 minutos.
En la 2009-10 los de Guardiola sucumbieron ante el Inter de Mourinho en las semifinales de la Liga de Campeones. Finalmente perdieron 3-2 y Messi, que jugó los dos partidos completos, se quedó sin ver portería en ambos encuentros. Dos años más tarde (2011-12), otra vez en semifinales, el Chelsea se tomó la revancha del Iniestazo y mandó a casa a los azulgrana tras mantener a Messi a raya, que no fue capaz de perforar la meta de Cech.
La historia se repitió en las dos siguientes temporadas. El Barcelona no era capaz de alcanzar la final cuando el 10 se apagaba. En la 12-13 el Bayern pasó el rodillo y les dejó sin su ansiada final tras una goleada histórica (7-0 en el global). Y en la 13-14 fue el Atlético quien les mandó para casa en cuartos de final, igual que la pasada campaña. Messi, que ya había ganado algún que otro Balón de Oro, no anotó ni un gol en ninguna de las tres eliminatorias donde jugó 90, 180 y 180 minutos.
Casualidad o no los números reflejan la mentira de Leo Messi en las eliminaciones del Barça. Cuando no marca en las eliminatorias importantes los azulgrana se vienen abajo, como ha pasado esta temporada frente a la Juventus. En 180 minutos no fue capaz de superar a Buffon, uno de los pocos porteros a los que todavía no le ha marcado ni un solo tanto.
Con la tecnología de Blogger.