Se avecina un mes de abril muy duro para el Real Madrid que a la vez pueden ser 30 días muy bonitos, porque se va a disputar el tramo más importante de la temporada, en el que se deciden los títulos y en el que cualquier fallo te condena. El conjunto dirigido por Zinedine Zidane se medirá algunos de los mejores equipos de Europa en un mes de vértigo que comienza el domingo con el partido liguero frente al Alavés.
En el horizonte está el partido de ida de cuartos de final de la Champions ante el Bayern de Múnich, pero el Real Madrid tiene antes la oportunidad de dar un golpe casi definitivo en la lucha por el título de Liga, y no puede desaprovecharla. El vestuario y el cuerpo técnico tienen claro que no pueden fallar, por lo que en la mente sólo tienen ganar al Alavés, al Leganés y al Atlético para meterse media Liga en el bolsillo, pues el Barcelona también tiene encuentros complicados (recibe al Granada y visita al Sevilla y al Málaga).

Zidane rotará

Para ello, Zidane tiene un plan para dosificar a los jugadores durante estas semanas tan exigentes y tiene claro que hará rotaciones para dar entrada a jugadores como Isco, James, Danilo, Kovacic o Morata y que el equipo no pague en la Liga los esfuerzos de la Champions League. El galo va a dar prioridad a los dos partidos de Champions contra el Bayern, los únicos en los que alineará el equipo de gala salvo que giro de última hora, pero la el objetivo de ganar la Liga pone muchísimo al Real Madrid y en el campeonato doméstico alineará a los más frescos para intentar evitar cualquier susto.
El Everest para los blancos comenzará ante el Alavés en el Santiago Bernabéu, la próxima cita liguera. Luego visitará el miércoles al Leganés en Butarque y el sábado recibirá al Atlético de Madrid en el Bernabéu, un derbi madrileño que se antoja clave para el devenir del campeonato. Si el conjunto merengue gana los nueve puntos que están en juego en esos siete días, prácticamente acariciaría ese título de Liga tan ansiado en Concha Espina.
Con la tecnología de Blogger.