Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Nicola Rizzoli y sus asistentes cometieron un error muy grave al señalar un penalti inexistente de Dani Carvajal por mano en el último minuto de la primera mitad. Frank Ribery disparaba y el lateral derecho del Real Madrid despejó el disparo con el pecho, aunque el árbitro italiano y sus ayudantes decretaron pena máxima.
Los jugadores del Real Madrid, con Carvajal a la cabeza, no entendían nada y protestaron a los jueces de la contienda sin suerte. La fortuna llegaría minutos después cuando Vidal mandó la pena máxima a las nubes haciendo bueno eso de que penalti que no es, penalti fallado. Justicia divina.
Además, Dani Carvajal fue amonestado. Una vez, los árbitros vuelven a equivocarse en contra del Real Madrid en una jugada incomprensible en la que tanto el juez principal como el de área tenían una buena visión de la jugada.