¿Qué habría pasado si Cristiano celebra así un gol en el Camp Nou?

Mientras que a Cristiano Ronaldo le faltaron al respeto y le acusaron de mal ejemplo y de provocar a las aficiones rivales, de Messi se dice que su imagen encarándose con el Bernabéu quedará para la historia. Un doble rasero indignante que demuestra una vez más la protección que hay para unos y el odio y envidia que hay hacia otros. El hecho de que el argentino celebrara así un gol puede considerarse más ofensivo hacia el madridismo que el hecho de que Cristiano pidiera calma en el Camp Nou hace unos años, por ejemplo.

"La afición rojiblanca estalló de ira con los gestos de Cristiano después de que este anotara el tercer tanto del partido. El luso se frenó y miro de forma desafiante y chulesca a un sector de la grada, generando una estruendosa pitada en su contra", decía Mundo Deportivo sobre la celebración de Cristiano tras anotar un hat trick en el Vicente Calderón hace apenas unos meses. ¿Saben qué dicen hoy de la celebración de Messi? Que es "una imagen icónica que ya ha dado la vuelta al mundo". De traca.

Lo que para Cristiano es chulería, para Messi es "icónico"

Sport, por otro lado, también consideraba provocación aquella celebración de Cristiano: "En el Calderón, tras marcar el segundo gol del partido, el del penalti, se acercó a la banda y se agachó para posar con la mano en la barbilla como si el pensador de Rodin se tratara para indignación del Vicente Calderón. Y para rematarlo, Cristiano Ronaldo, tras marcar el tercer gol se plantó en el estadio rojiblanco mirando desafiante a la afición del Vicente Calderón a la que ya encendió del todo", apuntaban entonces.

Este domingo, tras el Clásico, hablan de "celebración simbólica": "A Leo vienen picándole el orgullo desde hace meses y el argentino ha sabido esperar su momento para vengarse de quienes cuestionan su reinado. Quizá por eso protagonizó Messi una celebración tan simbólica. Nada más marcar el 2-3, su gol 500, el azulgrana se quitó la camiseta y la mostró al Bernabéu", afirma el diario catalán. Su doble rasero resulta una vez más miserable y no nos extrañaría nada que lo volvamos a ver muy pronto.
Con la tecnología de Blogger.