Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

La actuación de Rizzoli en Múnich fue casera a más no poder, empezando por las continuas faltas que le pitaba al Real Madrid, como la que provocó la amarilla de Kroos por un choque con Vidal.

Pero lo que de verdad enfadó a los jugadores del Real Madrid fue el penalti que el árbitro italiano se inventó en el minuto 44 por una supuesta mano de Carvajal que solo sus asistentes vieron.

El balón golpeó claramente en el hombro de Carvajal, pero el asistente de Rizzoli le dijo que había sido mano y castigó al lateral con amarilla, aunque se hizo justicia cuando Vidal mandó el balón a las nubes.