¡Un auténtico macarra! Eso es lo que es Luis Suárez. Un partido más, una jugada más, el uruguayo soltó el codo y agredió a un rival. En este caso, la víctima fue el jugador de la Real Sociedad Raúl Navas. Suárez soltó el codo en un forcejeo e impactó en el estómago del futbolista realista. Como siempre, el árbitro de turno miró para otro lado y ni siquiera le sacó tarjeta al delantero del Barcelona. Suma y sigue, una más, las fechorías del sucio delantero del Barça. Gracias a la connivencia arbitral, Luis Suárez podrá estar sobre el césped del Santiago Bernabéu ¡Una auténtica vergüenza!
Con la tecnología de Blogger.