Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...


El Real Madrid no puede fallar en Balaídos. Necesita sacar cuatro puntos en estos dos partidos que le quedan para ser campeón. Zidane va ir con todo a Vigo, no va a reservar a nadie, ni siquiera a los apercibidos. Cristiano Ronaldo, Isco y Lucas llevan cuatro amarillas cada uno y en caso de ver una contra el Celta se perderían el último partido de la temporada ante el Málaga. Nacho era otro de los apercibidos pero vio una absurda amarilla, que ha sido ratificada por Competición, y no podrá viajar.
Cristiano ya guardó las formas ante el Sevilla. El portugués estaba a una de cumplir ciclo, pero se moderó a la hora de hacer faltas y terminó el encuentro con las mismas cuatro con las que empezó. Hizo caso omiso de las provocaciones de los rivales y funcionó. Frente al Celta debe seguir la misma táctica. Las tres primeras las vio en la primera vuelta frente a Villarreal, Leganés y Atlético de Madrid, mientras la cuarta fue el pasado mes de marzo ante Las Palmas.
Por su parte Lucas no está teniendo el mismo protagonismo que a principio de temporada. Frente al Sevilla entró en el 61 supliendo a Morata y 22 minutos después Undiano Mallenco le amontestó. Era su cuarta cartulina amarilla en Liga, por lo que deberá andar con cuidado si Zidane le da minutos en Vigo o podría meterse en un lío.

Isco vuelve al once

Isco también está apercibido. No jugó contra el Sevilla, ya que Zidane le reservó para la cita de Balaídos donde regresará al once titular. Su última amarilla la vio contra el Deportivo en el penúltimo partido que disputó en Liga. Las otras fueron en la primera vuelta ante Betis y Barça, mientras la tercera la vio en el tercer partido de la segunda vuelta, frente al Espanyol.
Está siendo una pieza fundamental en el esquema de Zidane. Desde la lesión de Bale se ha hecho con un hueco en el once y se ha convertido en un jugador decisivo, como ya demostró en Champions ante el Atleti o en Gijón, entre otros. Ha llegado en plena forma a este final de temporada, vive su mejor momento del año y perderle para la última jornada sería un duro golpe para el Madrid.