Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Claro y conciso. Con la cuenta atrás a punto de llegar a su fin, tanto el Real Madrid como el FC Barcelona ya sientan las bases del curso 2017-18.
Ninguno de los dos equipos ha firmado la temporada soñada. Aunque la eficacia de los blancos les ha llevado a lo más alto en este tramo final de campaña, la realidad es que la regularidad ha brillado por su ausencia, tanto en el Santiago Bernabéu como en el Camp Nou.
Por ello, ambas secretarías técnicas ya mueven hilos para reforzar el equipo de cara a la temporada que viene. Apuntalar el futuro y fichar cracks de primer nivel son los dos objetivos básicos de merengues y culés.
Un capítulo cerrado
Este panorama deja fuera de juego el culebrón de Isco Alarcón. Y es que hace unas semanas, las voces que apuntaban a un acercamiento entre el malagueño y el Barça estuvieron en el punto de mira.
El andaluz, con poca continuidad en el once titular, metió su renovación en la nevera en el Madrid. Así pues, la perla blanca se dejó querer por los principales pretendientes, entre los que destacaban el Manchester City de Pep Guardiola y el club azulgrana.
Este flirteó no cayó en gracia en el Santiago Bernabéu, sin embargo fue algo pasajero. La fortuna ha venido de cara para Isco, ya que Zidane le ha servido el protagonismo en bandeja sobre el verde y el jugador ha respondido con auténticos recitales. Ha pasado de 0 a 100 en cuestión de días.
Así pues, Alarcón se ha dejado de rodeos y ya encarrila su renovación en el Bernabéu. “Desde el primero momento dije que me quería quedar y lo sigo manteniendo. Seguro que tanto el club como yo tomaremos la decisión correcta al final de temporada. Quiero seguir aquí y voy a hacer todo lo posible”, asegura al malagueño.
De este modo, el ‘no’ rotundo sobre la mesa barcelonista toma fuerza. Isco no quiere saber nada ni del Barça ni de los otros pretendientes que le rondan. Con protagonismo en el bolsillo, Alarcón tiene todo de cara en el equipo merengue. 

infoBETS


Espacio Publicitario