Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Pedro Glez. - MADRID

En este recién finiquitado campeonato nacional de Liga, mucho se está hablando sobre quién o quiénes son los máximos responsables de la plantilla confeccionada por Florentino Pérez y conducida por Zinedine Zidane, de llevar al Real Madrid C.F. hasta lo más alto del escalafón futbolístico doméstico.

En multitud de programas de radio, televisión y en infinidad de diarios, se intenta vislumbrar la labor de unos y otros, y dar con la clave de quiénes son los artífices del último título que aumenta, las ya repletas vitrinas del museo del Paseo de la Castellana.

En algunos casos se habla de Cristiano, sus goles en las últimas fechas han catapultado al equipo y lo han sostenido hasta llegar al final con una solvencia en cuanto a resultados digna de un auténtico campeón.

En otros se habla de Isco, la entrada en el once de Zidane del malagueño, tras la lesión de Gareth Bale, ha hecho que, otra vez, el de Arroyo de la Miel vuelva a mostrar el jugadorazo que es y haya ayudado, en gran medida, a la consecución de los puntos que necesitaba el equipo.

Otros “sanedrines” apuntan, a lo que ellos han insistido, en llamar el “Equipo B”. Con la gran cantidad de partidos que el Real Madrid tiene que afrontar a lo largo de una temporada, Zidane optó por un sistema de rotaciones masivas, es decir, dichas rotaciones no se quedaban en dar descanso a un simple jugador en determinados partidos y utilizar a 12 o 13 jugadores para la gran mayoría de los minutos, sino que el entrenador francés ha abogado por un sistema de rotación donde, en cada partido que lo ponía en práctica, era habitual ver la entrada en el once inicial hasta de 8 o 9 jugadores diferentes a los que habían disputado encuentros anteriores.

También existe la siempre “cansina” facción periodística antimadridista, muy numerosa en estos tiempos, que se decanta por una versión con tan poco peso como que, el Real Madrid ha logrado este título gracias a: “La flor de Zidane”, bien, poco más se puede decir de quienes sostienen este argumento tan burdo y ridículo tanto futbolista, como periodísticamente.

Pero creo que, como casi siempre, estos medios se quedan cortos a la hora de valorar los méritos del Real Madrid en su conjunto, porque… ¿Qué ha pasado en la plantilla para que más de 20 jugadores hayan disputado más de 1.000 minutos?, ¿Tiene alguna intención el dejar de lado a la gran parte de la organización madridista?, yo se lo digo, no tienen ninguna intención, sino que les escuece enormemente tener que postrarse a los pies del más grande.

Pero desde aquí no vamos a dejar de ensalzar y agradecer cada uno de los méritos que han cosechado todos los integrantes de nuestro club, de hecho, vamos a agradecérselos a todos, porque, ¿Acaso no se merece Keylor Navas, después de todas las críticas vertidas sobre él, (en ocasiones bien fundadas) que se le reconozca el esfuerzo que ha realizado para superarse, crecer y acabar el campeonato en una forma física formidable?

Ni que decir tiene de nuestros laterales, Dani Carvajal y Marcelo son los mejores laterales del mundo, cada uno en su banda correspondiente, han logrado llevar al equipo en infinidad de partidos hasta la victoria con actuaciones sublimes (¿Recuerdan el gol de Dani al Sevilla en Trondheim o el de Marcelo al Valencia?. También Danilo, tantas veces denostado, ha aportado su granito de arena a través del trabajo y la constancia para que, en las ocasiones que ha faltado Dani, se tratara de notar lo menos posible su ausencia, a pesar de tener que suplir al mejor lateral derecho del mundo.
Vamos con los centrales. Varane y Pepe han alternado la entrada en la enfermería con actuaciones más o menos buenas, en algunas ocasiones muy buenas, recordemos el gol de Pepe en derby contra el Atlético, pero, sin duda, los baluartes de la defensa blanca han sido el capitán, una temporada más, y Nacho. Sergio Ramos ha trascendido de lo meramente futbolístico para llegar a los corazones madridistas y erigirse en un capitán querido y admirado por nosotros, a la vez que odiado y temido por los rivales. Con su actitud en el campo, esos goles marcados en los descuentos de los partidos, no hace más que trasladar al terreno de juego la filosofía madridista, darlo todo, hasta el último aliento, hasta el final. Con Sergio hemos encontrado un capitán con el que hacernos respetar allá donde les cueste entender el respeto al mejor equipo del mundo, el capitán que necesitábamos. No tiene menos mérito la temporada que ha realizado Nacho. El canterano madridista se ha consagrado en el terreno de juego como un excelente profesional y demostrado ser un madridista de por vida. La continuidad de Nacho en nuestra plantilla está fuera de toda duda y con el tiempo, muchos madridistas soñamos con verlo defendiendo esta camiseta y luciendo el brazalete.

La línea de medios es la más poblada de la plantilla y una de las medulares con más talento, o la que más talento atesora, de todo el mundo. Modric, Kroos y Casemiro han sido los jugadores con más minutos de la zona media. De entre los tres, Toni Kroos es quién ha aglutinado más minutos, 2.500 exactamente, sólo por detrás de Cristiano en toda la plantilla, y estos minutos es quien, de los tres, ha sido más regular. De Toni se pueden extraer muchas virtudes, la que más me gusta es que crece con el equipo, si el equipo le acompaña, el alemán es un director, es una referencia, es una estrella. De Luka Modric podemos decir que, tras un buen comienzo de temporada, una lesión le paró la progresión en seco y ha tenido meses en los que no veíamos al Modric estelar, pero, con una capacidad de entrega tremenda, Luca ha vuelto por sus fueros y está haciendo un final de temporada magnífico, ¡Lo necesitábamos! Por su parte, Casemiro es el guardian del Real Madrid, es verdad que ha tenido minutos de peor calidad, también que se perdió varios meses por una inoportuna lesión, pero lo que siempre podemos poner en el “haber” del brasileño es la capacidad de entrega, las coberturas a sus compañeros (sin él, ni Dani, ni Marcelo serían lo que hoy son), el trabajo de destrucción que realiza es clave para un equipo como el Real Madrid, el cual, casi la mitad de sus jugadores tienen un marcado carácter ofensivo.

La segunda línea, en cuanto a la línea de creación madridista se refiere, la podrían componer James, Isco, Kovacic y Asensio. De estos chicos no puedo decir nada más que, son unos absolutos genios del balón, fuera parte de estar llamados a ser el futuro del club más laureado del mundo. La magia de Isco, su capacidad para decantar partidos a nuestro favor, la solvencia de Kovacic que durante gran parte de la temporada, partidazo en el clásico incluido, sostuvo al equipo en ausencia de Casemiro y Modric, con algunas actuaciones sublimes, el talento convertido en arte de la mano del jovencísimo Asensio (el gol al Sevilla en Supercopa de Europa y a la Real Sociedad en Liga nos terminaron de enamorar a todos) y la zurda de James hicieron posible que el equipo mantuviera un nivel altísimo en todas las competiciones disputadas, no nos olvidemos que llevamos jugando competiciones oficiales desde el 09 de agosto.

La punta de lanza del Real Madrid es como la guinda en un pastel. No podemos negar que de los teóricos titulares no han sido excepcionalmente relevantes en esta liga, excepto Cristiano, claro está. Tanto Karim Benzema como Gareth Bale no han estado a la altura de lo que se espera de ambos, pero detrás de ellos tenemos unos jugadores que, poniendo el escudo por bandera han sabido suplirlos y superar todas las expectativas generadas alrededor de ellos. Tanto Álvaro Morata, 15 goles en liga en poco más de 1.300 minutos, como Lucas Vázquez, han realizado una aportación al equipo digna de los mejores puntas de Europa y merecedora de quitarse de encima ese aura de suplente.

Y esto es lo que realmente tanto Zinedine Zidane, como el presidente Florentino Pérez, han logrado esta temporada. La gestión del entrenador ha sido sobresaliente, pasando por encima de aquellos que quieren infravalorarlo, menospreciarlo, hundirlo profesionalmente, en pro de una campaña mediática y politizada, contra quien lo avaló, lo avala y lo avalará en el futuro. La creación de una plantilla joven y con una calidad estratosférica, con la mezcla de grandes estrellas futbolísticas es obra de D. Florentino Pérez, artífice de este gran Real Madrid y, mal que les pese, el mejor presidente de la era moderna de este maravilloso club.

Y esta plantilla se ha cargado de un plumazo aquellos titulares grandilocuentes, aquellas horas de radio y televisión inagotables, aquellos ríos que llenaban los bolsillos de los “juntaletras” temporada si y temporada también. Se han acabado los titulares amarillistas como: “No se quién está enfadado porque no juega…” o “Pepito se quiere ir porque no goza de la confianza del entrenador…” se les ha acabado seguir “chupando del bote” del Real Madrid también en este aspecto, porque… Señoras y señores… el Real Madrid ha acabado con la era de los titulares, ha nacido un equipo total, ha nacido una nueva forma de entender las temporadas de fútbol, ha llegado; “El fin de los titulares”.

Pedro Glez.