No encajar goles como principal consigna. Esa es la idea que el Real Madrid tiene metida en la cabeza. Uno de los mayores peros que se le pueden ponder la escuadra dirigida por Zinedine Zidane esta temporada y que frente al Atlético de Madrid en la ida de las semifinales se antoja capital que se consiga.
Los blancos no saben lo que es dejar la puerta a cero en esta edición de la Champions y, sumando todas las competiciones, en los últimos 16 partidos sólo una vez el casillero del equipo rival se quedó sin sumar. Fue ante el Alavés, en el estadio Santiago Bernabéu y con Kiko Casilla como portero. Y es que, Keylor Navas no ha conseguido dejar su arco imbatido en los últimos tres meses. Por ello, el tico deberá emplearse a fondo para evitar que la escuadra de Simeone logre alguna diana que puede ser un auténtico tesoro en la eliminatoria.
Pero no sólo Navas deberá cerrar la puerta, todo el equipo en bloque se tiene que sacrificar para que los rojiblancos no sean capaces de hacer ningún gol. El Madrid deberá mostrar su mejor versión y tendrá que dar una lección de compromiso para lograr uno de los principales objetivos en estas semifinales.

El Nápoles como ejemplo

El Real Madrid ya sabe lo incómodo que puede ser recibir un gol en el partido de ida jugando en casa esta temporada. Sucedió ante el Nápoles en los octavos de final. Un fallo de Keylor provocó que los italianos se adelantasen y, aunque luego los blancos remontasen haciendo tres goles, la realidad es que el resultado para la vuelta era incierto.
En el año de la Décima el Madrid jugó dos eliminatorias donde la ida se disputó en Chamartín. En cuartos de final frente al Borussia Dortmund y en semifinales ante el Bayern de Múnich. Los blancos ganaron 3-0 y 1-0 respectivamente, dejaron la portería a cero y terminaron clasificándose.
Con la tecnología de Blogger.