La noche en la que Sergio Ramos y Nacho se vengaron de Koke


El 17 de mayo de 2013 Koke profanó el estadio Santiago Bernabéu. El día en el que el Atlético de Madrid lograba la Copa del Rey ante el Real Madrid en Chamartín, el día en el que los rojiblancos lograron ganar un derbi 14 años después para conquistar un título, Clos Gómez mediante, el canterano atlético no dudó en coger la bandera rojiblanca, esa que tiene colgada en la pared de su habitación, para ponerla en el centro del campo. Posiblemente, el mayor acto de coronación que se recordaba… Hasta la mágica noche del 10 de mayo de 2017.
El Real Madrid certificaba su presencia en la final de Cardiff tras eliminar al Atlético. El último partido europeo en la historia del Vicente Calderón terminaba con fiesta madridista y hubo dos jugadores que se vengaron de Koke. Sergio Ramos y Nacho Fernández cogieron dos banderas madridistas, se fueron al fondo donde estaban los aficionados del Real Madrid y colocaron sobre el césped las dos telas. La venganza estaba consumada.
Ramos vivió aquella final sobre el césped. Después, se ha convertido en la mayor pesadilla del Atlético. Dos goles en dos finales de la Champions. Uno, muy especial, el de Lisboa en el minuto 93 para ganar la ansiada Décima. Por otro lado, Nacho Fernández vio la final como un aficionado, como un madridista más, ya que todavía no era jugador a pleno derecho del primer equipo. La sufrió para después ganar dos Champions ante el eterno rival capitalino. La deuda estaba saldada.
Con la tecnología de Blogger.