Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Un paso al frente. El pasado miércoles, el Real Madrid dio un gran golpe sobre la mesa. En un duro duelo en el Vicente Calderón, en el que acabaron por detrás en el marcador (2-1), el conjunto de Zinedine Zidane supone mantener la cabeza fría y hacer buena la ventaja conseguida en el Santiago Bernabéu.
El equipo blanco está clasificado para la final de la Champions, por lo que ante la Juventus de Turín tiene la opción de revalidar la corona europea. Con 28 semifinales jugadas, 15 finales disputadas y 11 copas en sus vitrinas, los merengues pueden escribir este año un capítulo más.
Así pues, con la temporada al rojo vivo, el Madrid tiene en sus manos la opción de conquistar el Doblete de Oro. El próximo 3 de junio se disputará en Cardiff la final soñada, aunque antes los blancos tienen la sartén por el mango para ganar la Liga.
Este panorama de cara para los blancos está haciendo estragos en el Barça. Si el conjunto de Zizou se proclama campeón de la competición liguera, los culés únicamente podrán luchar por la Copa del Rey. Insuficiente.
Hablan sobre el césped
Tras una temporada un tanto irregular, en la que han pasado muchos apuros, los madridistas han callado bocas. Por ello, parece que tras esta clasificación para la final de la Champions, el mensaje del capitán del Madrid a su amigo Gerard Piqué no ha tardado en llegar.
Los veteranos merengues han tenido que soportar varias vaciladas del azulgrana durante todo el curso, por lo que el momento de servir la venganza en bandeja de plata ha llegado.
Mientras que los barcelonistas han celebrado por todo lo alto los tres puntos en el Bernabéu y la remontada ante el Paris Saint-Germain, la realidad es que los azulgranas dependen de los merengues para cerrar aceptablemente la temporada.
Ni clasificados para la semifinal de la Champions ni favoritos para llevarse la Liga, los culés están al rebufo del equipo de Zidane.
Ramos rompe su silencio
Así pues, con el Madrid en la final de la Champions, la Liga es la prioridad máxima. Tal como ha publicado esta misma mañana Sergio Ramos en su cuenta de Instagram: Un futuro que ilusiona: primero a por la Liga y luego a por la Duodécima”.
Este mensaje público es una declaración de intenciones. Y es que el recadito entre bastidores va más allá: la victoria de los culés en el Bernabéu quedará en nada si los blancos ganan este fin de semana al Sevilla.
El Madrid puede cerrar un curso para enmarcar con los dos máximos títulos en su casillero, mientras que el Barça se confirmará como un equipo que celebra victorias de partidos en lugar de títulos. El mensaje de Ramos a Piqué es claro: deben hablar sobre el verde y así lo han hecho. 

infoBETS


Espacio Publicitario