Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Sí, sí, sí, a Cardiff va el Madrid. No sin sufrir, dicho sea de paso. Porque sufrieron y de lo lindo los de Zidane en el primer cuarto de hora en el que encajaron dos goles ante el vendaval rojiblanco. Pero entonces emergió un soberbio Isco, que regateó hachazos, emboscadas, codos y rivales y empezó a gobernar el derbi. El Real Madrid se echó a sus pies, el Atlético atrás y el derbi viró. El sueño de la remontada lo terminó de quebrar Benzema con una jugada de genio que recordó a Butragueño redivivo. Karim bailó un chotis en la línea de fondo y asistió a Isco para poner el 1-2 y enterrar todas las esperanzas rojiblancas.
Había llegado el día. Y la hora. Eran las 20.45 en todos los relojes. Después de una semana de campañas, remontadas, postureos, humildades, tuits y eslóganes baratos, la pelota (por fin) echaba a rodar. Ni litros de sangre, ni la vida, ni la muerte. Fútbol. Nada más. Y nada menos. Real Madrid y Atlético dirimían quién de los dos vecinos haría las maletas para Cardiff y quién se quedaría (jodido) viendo la final de la Champions por la tele.
Los onces, de un vistazo, se antojaban bastante similares a los del Bernabéu en ambos equipos. Pero tenían trampa. Simeone cambiaba a Giménez por Lucas y a Fernando Torres por Gameiro. Podía adivinarse un cambio de sistema paraa jugar con tres centrales –Giménez, Godín, Savic–, Filipe y Carrasco de laterales largos, Gabi para equilibrar, Saúl y Koke por dentro, con El Niño y Griezmann arriba. Habría que esperar un poco para verlo.
Zidane era como unos padres que llegan a una casa con hijos adolescentes después de un fin de semana fuera: no estaba para sorpresas. Presentaba casi el mismo once titular que en la ida con el cambio de Danilo por el lesionado Carvajal. Ya saben aquella máxima de “si no está roto, no lo arregles”. Recito rápido: Keylor; Danilo, Varane, Ramos, Marcelo; Casemiro, Kroos, Modric, Isco; Cristiano Ronaldo y Benzema.
El Atlético salió enfurecido. Fernando Torres apenas tardó 26 segundos en marcar territorio con un codazo sobre Sergio Ramos. Y en menos de un minuto Griezmann ya había tirado a puerta. El Real Madrid trataba de tomarle el pulso al partido mientras que los de Simeone atosigaban en la presión y eran directos en su juego. Vamos, que tenían prisa.

El derbi del vértigo

A los tres minutos Çakir no dudó en desenfundar la amarilla para Danilo por una acción de juego peligroso ante Filipe Luis. La cartulina condicionaba al brasileño para el resto del partido. Nacho, calienta. En pleno tsunami rojiblanco Keylor Navas metió una mano salvadora a Koke tras una buena asistencia de Carrasco. Sufría el Real Madrid más que Pablo Iglesias viendo el NO-DO.
Replicó el campeón de Europa en el 6 con un cabezazo de Casemiro que desvió con una majestuosa mano Oblak. Hubo penalti en el salto sobre Sergio Ramos, pero Çakir no tenía el cuerpo para penas máximas. Sí para tarjetas, que también enseñó a Savic. El Real Madrid, superado el arreón inicial del Atlético, empezaba a asentarse sobre la pelota y a asomarse al área rojiblanca.