Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...



Benzema cogió el balón, hizo enloquecer a tres defensas -aún hoy se les puede ver en el Calderón intentando reconstruir el crimen como McNulty y 'Bunk' en The Wire- le entregó el balón a Toni Kroos, que tiró con todas sus fuerzas y, tras la enésima parada de Oblak en la eliminatoria, Isco remató para poner al Real Madrid en las semifinales de la Champions League. Era, con casi total seguridad, el gol más importante del año. Pues bien, el mediocampista alemán, correa de conducción después de la obra de arte de Benzema, no pareció inmutarse. Levantó los brazos y a otra historia, a seguir jugando al fútbol, que de eso se trata. Ni abrazos ni caricias, pura eficacia.

La celebración del gol de Kroos no es más que la representación gráfica de su fútbol, siempre sobrio y equilibrado. Tampoco nadie se puede engañar, el Real Madrid puede tener otros jugadores con más nombre, pero el equipo empieza siempre por él. Es el futbolista que más minutos ha disputado esta temporada (3.901, por el momento), la guía por la que Zidane comienza a articular el conjunto y una de las claves para entender un equipo que aún puede ganar la Champions y la Liga Santander.

Una final menos, quedan tres: el Madrid golea al Sevilla y sigue soñando con el dobleteJ. GARRIDO
Los blancos volvieron a mostrar su mejor cara en los primeros minutos y encarrilaron el choque con dos goles, el Sevilla reaccionó, pero los cambios mejoraron al Madrid, que acabó goleando

Porque el Real Madrid ha conseguido ser lo que casi todos anhelan: un equipo de mediocampistas. Se han pasado una década en la casa blanca soñando entre bastidores con emular al gran Barcelona, ser un equipo que controla los partidos y genera fútbol desde atrás. No han llegado a las máximas cotas de aquel equipo, pero sin duda han conseguido que la medular de esta temporada sea la mejor en muchos años, una línea que estabiliza al equipo y, sobre todo, que genera fútbol a raudales. Es, probablemente la mejor del fútbol europeo.

Son Kroos, Modric y Casemiro, tres jugadores que han logrado hacer lo que en tiempos parecía imposible. Curiosamente el que menos comentarios recibe de los tres es el alemán, y eso que es el que más juega y su labor es, sin duda, clave para explicar a su equipo. Es cierto, Modric es más brillante, tiene esos arranques de fútbol imposible que le convierten en uno de los mejores jugadores del planeta. y Casemiro tiene una legión de admiradores, especialmente en ese reducto de aficionados que valoran las carreras y los pulmones como cuadros de Rembrandt.
Kroos, entre el artista y el obrero

Entre el artista y el obrero tiene su reino Toni Kroos. 27 años cumplió hace unas semanas, lo que representa la edad plena para un futbolista. Lleva años ya en la élite y demuestra en cada partido su capacidad para entender este deporte. No se da las carreras más aceleradas, quizá porque no lo necesita, él empieza su juego en una perfecta colocación, el balón siempre aparece cerca de su puesto, lo que le lleva a tocarlo más que nadie.

Cuando pasa por sus pies no hay fallo posible. No es muy dado a esos pases de 50 metros de otros grandes en la posición, como Xabi Alonso, pero tampoco lo necesita para mover el equipo. Tiene la virtud de los buenos organizadores, que no es tanto ser rápido como pensar rápido. El coge el balón, valora sus opciones y lo despacha sin receta, como si regentase una farmacia. Es un maestro del juego corto, de encontrar a Modric o a Marcelo, que siempre aparece por el carril izquierdo desbocado para cruzar una nueva línea de presión. Si Isco se encuentra en el campo también lo utiliza con inteligencia.

infoBETS


Espacio Publicitario