Marco Asensio lleva demostrando toda la temporada que es un escándalo de jugador. El mallorquín de 21 años ha deslumbrado cada vez que ha tenido la oportunidad de pisar el césped, y ante el Atlético en la ida de semifinales de Champions no fue menos. El balear entró en el minuto 68 en lugar de Isco y dio otro aire a un Real Madrid al que le costaba poco a poco salir rápido con peligro.
Asensio se puso el traje de faena, se colocó en la banda izquierda para ayudar también a Marcelo en labores defensivas, y cuajó 25 minutos soberbios. Conducciones, regates, centros envenenados, pases filtrados… El joven atacante fue clave, tanto que Zidane podría apostar por él de inicio en detrimento de Isco para el partido de vuelta en el Calderón.

A Zidane no le temblará el pulso

Al francés le ronda esa idea por la cabeza desde que acabó el choque de ida. En el Atlético invocaron el “sí se puede” desde que el colegiado pitó el final, empezando por el Cholo Simeone, y con el 3-0 de la ida al conjunto colchonero no le quedará otra que echar el resto en su estadio, ir a por todas desde el primer minuto y salir al ataque, algo a lo que no está del todo acostumbrado el cuadro rojiblanco. El Atleti tendrá que arriesgar y lo más probable es que deje espacios a la espalda de la defensa, de ahí la idea de Zidane de salir con Asensio desde la partida.
El mallorquín destaca por muchas cosas, pero la conducción y la potencia son dos de sus señas de identidad. Es un especialista a la hora de correr con el balón pegado al pie y es muy difícil robarle el esférico cuando está en carrera, por eso Zidane cree que puede hacer muchísimo daño al Atlético en la vuelta, más que Isco en este sentido, pues el malagueño es más de buscar espacios cuando no los hay, de inventar un pase imposible o un regate mágico. Asensio puede ser clave a campo abierto como demostró en los 25 minutos que jugó en la ida, y a Zidane no le va a temblar el pulso si cree que lo mejor para el equipo es que sea titular, pues en juego hay nada más y nada menos que una final de Champions League, la segunda consecutiva.
Con la tecnología de Blogger.