El puzzle perfecto de la mejor plantilla del mundo

El Real Madrid tiene la mejor plantilla del mundo, pero la próxima temporada peleará por los seis títulos, y Zidane tiene muy claro que quiere contar con dos jugadores de primer nivel para cada demarcación. Aunque el conjunto blanco acabó la temporada por todo lo alto levantando Liga y Champions, el lateral izquierdo y el mediocentro defensivo eran los puestos que no contaban con un relevo natural y que dieron algún que otro dolor de cabeza a Zizou. Coentrao ha pasado el año en blanco y Casemiro no tenía sustituto, pero el gran fichaje de Theo Hernández y el regreso de Marcos Llorente servirán para paliar estas pequeñas deficiencias desde el primer día en que los jugadores vuelvan a los entrenamientos. La incorporación de Theo ilusiona al madridismo. El jovencísimo lateral del Atlético ha deslumbrado a todos durante su cesión en el Alavés esta temporada gracias a su potencia y a su capacidad ofensiva. Con un futuro prometedor, Theo Hernández es el recambio perfecto para dar descanso al mejor lateral izquierdo del mundo, el gran Marcelo. Un caso parecido es el de Marcos Llorente. El canterano blanco se ha doctorado con sobresaliente en el Alavés, donde este curso se ha convertido en el mejor recuperador de la Liga española. Casemiro es intocable para Zidane, pero Llorente regresa a casa para ganarse un puesto. Zidane ha demostrado este curso que no tiene miedo de hacer todas las rotaciones que crea necesarias (Equipo A y Equipo B), y con dos jugadores de campo por posición, el francés tendrá mayor libertad para dar descanso a los cracks que lo necesiten, como ya hizo al final de temporada en los encuentros decisivos de Liga y Champions. Todas las miradas están puestas en la delantera, la demarcación que puede sufrir más cambios. Florentino Pérez hará todo lo posible para convencer a Cristiano Ronaldo de que siga liderando el proyecto blanco con sus goles, pero el presidente del Real Madrid tiene otros muchos frentes abiertos. Morata ya negocia con el Manchester de Mourinho en busca de los minutos que no ha tenido en el Real Madrid, y James podría seguir los pasos del canterano y poner rumbo a Old Trafford. La salida de Morata dejaría a Benzema sin un recambio natural, pero sumado al traspaso de James las arcas del club ingresarían una enorme cantidad de dinero que iría destinada al fichaje del crack del momento por el que suspira Florentino: Mbappé, el galáctico del futuro.
Con la tecnología de Blogger.