Lamentable muestra de 'valors' culés en el Miniestadi

El Barça ha tenido su premio de consolación para compensar de forma insuficiente el desastre de temporada que ha hecho su primer equipo en esta 2016/17 ya terminada. El filial culé ha ascendido a Segunda División tras vencer a doble partido al Racing Club. Una eliminatoria marcada no sólo por el 1-4 que los azulgrana lograron en Santander gracias a la expulsión de un rival, que les abrió el camino, sino también por una serie de acciones lamentables y vergonzosas que se vivieron en el Miniestadi nada más sellarse el regreso del filial a la categoría de plata. Insultos, provocaciones, y hasta lanzamientos Al pitido final del árbitro le siguió una invasión de campo, pero un parte de la hinchada culé aprovechó para hacer gala de los 'valors' del club blaugrana y se acercó al sector del campo donde estaban ubicados los aficionados rivales para increparles e insultarles. Incluso tuvieron que aparecer los mismos jugadores del Racing, pidiendo a los aficionados que se fueran a celebrar con su equipo el ascenso en vez de demostrar que no saben ganar. El encontronazo se saldó con un intercambio de insultos y lanzamientos de botellas...e incluso de sillas, aunque era de prever tras los cánticos de "Puta Santander" que se pudieron oír de las gradas culés durante el encuentro, que terminó sin goles.
Con la tecnología de Blogger.