Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

El Girona sigue a la caza de nuevas incorporaciones que completen la plantilla antes de que empiece la liga. En total, el equipo hará unos 10 fichajes para configurar una plantilla con el objetivo, nada utópico, de mantenerse en la élite.

 El perfil que busca el director deportivo, Quique Cárcel, es uno que se asemeje al de Florian Lejeune: joven, con talento, que no supongo un gran desembolso económico y que madure en el club. El futbolista francés recaló en Montilivi en la temporada 2014-2015 con la carta de libertad bajo el brazo después de que el Villarreal lo cediera al Stade Brestois el curso anterior.

 Florian Lejeune era casi un desconocido cuando fichó por el Girona aunque pronto demostró a los más escépticos que era un central prometedor. Tal fue su crecimiento, que el Manchester City puso sus ojos en él y le fichó para, de nuevo, volver a cederlo a la entidad gerundense. Fue elegido mejor defensa de Segunda División por la LFP en la temporada 2015-2016 y, tras dos enormes campañas en el Girona, entre las que sumó más de 80 partidos, dio el salto a Primera Divsión después de fichar por el Eibar de José Luis Mendilibar.

 El francés se ganó por completo la confianza del técnico y fue un indiscutible en el 11. Nada pudo hacer el conjunto armero para retenerlo al finalizar la pasada campaña. Llegó el Newcastle, pagó su cláusula de 10 millones y el defensa puso rumbo a Inglaterra para empezar nuevos retos en la Premier. Así, sin hacer ruido pero con un enorme potencial y siendo un baluarte defensivo, se consolidó hace tiempo en el fútbol profesional. Otro de los casos que se cocinó en Montilivi es el de David Juncà, compañero de Lejeune en el Eibar. Y ese es el camino que quiere seguir Quique Cárcel para el nuevo Girona.

 Ahora, el Girona quiere hacer lo propio con José Aurelio Suárez, nuevo refuerzo para la portería y que está llamado a hacer cosas importantes en el club.

infoBETS


Espacio Publicitario