Real Madrid 4-0 Barcelona


El Real Madrid sigue construyendo presente y futuro. Si algo caracteriza al club blanco es el inconformismo y la exigencia de seguir ganando títulos, y los fichajes de este verano así lo demuestran. La entidad ha analizado los puestos a mejorar y ha apostado por Theo Hernández y la vuelta de Marcos Llorente y Jesús Vallejo, tres jugadores jóvenes de un nivel altísimo. Otro talento precoz es Dani Ceballos, al que también ha atado para el centro del campo blanco en una operación de la que se extrae que el Real Madrid quiere ser dominante a corto, medio y largo plazo
Por contra, el Barcelona parece dormido, sin ansias por volver a ganar títulos importantes pese a la desastrosa temporada. En Can Barça no se están haciendo las cosas bien, y prueba de ello es que los mejores jóvenes del mundo prefieren jugar en el Real Madrid aunque sepan que van a tener más caros los minutos que ir al Barcelona. Hay cuatro ejemplos clarísimos durante estos años que dan bastante que pensar.
En primer lugar, el caso Marco Asensio. El joven balear deslumbraba en Segunda con el Mallorca y el Barcelona se llegó a interesar por él, pero entre que mareó la perdiz y que no quería pagar cuatro millones de euros, el Real Madrid se adelantó y firmó al que hoy es el jugador español más prometedor, “un Balón de oro en potencia”, como dicen en Concha Espina.

Ni a base de dinero

La falta de previsión hace que el Barça a menudo vaya a por jóvenes futbolistas seguidos en corto por el Real Madrid, como los casos recientes de Theo Hernández y Vinicius Junior. Hasta que el club blanco no se interesa por estos jugadores, el Barcelona no entra en juego, de ahí que suela llegar tarde… Los catalanes intentaron convencer a Theo y Vinicius a base de dinero, pero ambos desoyeron los cantos de sirena y firmaron por el Real Madrid, el club que de verdad creen que sabe trabajar con los jóvenes talentos.
El último y llamativo caso es el de Dani Ceballos. El Real Madrid lleva con su nombre en la agenda varios años, y tanteó a su entorno también hace muchísimo tiempo. La explosión en el Europeo Sub-21 ha precipitado todo, pero el equipo merengue lo tenía medio convencido gracias a un trabajo de captación que el Barça no hace o no sabe hacer. El conjunto azulgrana volvió a llegar tarde, y ni ofreciéndole ser titular o jugar muchos minutos convenció al de Utrera, que vestirá de blanco las próximas seis temporadas.
Con la tecnología de Blogger.